Consejos para evitar los accidentes en las piscinas

Con el verano, las piscinas se convierten en uno de los principales referentes para grandes y, sobre todo, para los más pequeños. Un espacio en el que aumentan los riesgos de accidente en los niños si no se toman las medidas oportunas. Conoce cómo evitarlo.

Las principales medidas que hay que tomar para evitar los accidentes de niños en las piscinas son:

Control del niño. Aunque el niño sepa nadar, es conveniente tenerlo siempre a la vista, especialmente cuando esté cerca del agua.

Piscinas específicas. Los niños menores de seis años no deben bañarse en piscinas grandes. Para ellos están las denominadas piscinas de “chapoteo” (con una profundidad máxima de 60 centímetros), donde deben estar acompañados por un mayor.

Calzado. Se recomienda quitarse las zapatillas únicamente para bañarse como medida preventiva para evitar el contagio de hongos.

Profundidad del agua. Se debe comprobar la profundidad antes de tirarse al agua. En el caso de los niños, el mayor debe supervisar la zona y asegurarse de que el niño no caiga encima de otros. Se debe evitar que los pequeños se tiren en cadena o en posturas que puedan comprometer su integridad física o la de los demás.

En el agua. No permita que un niño menor de 5 años permanezca solo en el agua, e impida que utilice trampolines u otras instalaciones de piscinas que no sean apropiadas, como los toboganes.

Dispositivos flotantes. Para los niños que no saben nadar o que están aprendiendo, son recomendables dispositivos flotantes (como flotadores, manguitos, burbujas, etc). En todos estos casos, el mayor debe permanecer junto al niño, siguiendo sus evoluciones en el agua. Los flotadores no deben estar por encima de la cintura del niño, pues en ese caso podrían tragar agua.

Juegos. Evite que los niños jueguen alrededor de las piscinas. En caso de tener lavapiés, evite movimientos bruscos del niño en esa zona, pues suele ser causa de aparatosos accidentes.

Comidas. Para evitar cortes de digestión, se recomienda esperar tres horas después de las comidas para el baño.

Insolación y quemaduras. Es conveniente la utilización de cremas solares para evitar quemaduras, gorros para proteger del sol, y beber líquido abundante (agua preferiblemente), sobre todo si se produce una amplia exposición al sol.

Vallado. Si dispone de una piscina particular, ponga una valla de protección alrededor de la piscina, de tal forma que el niño no pueda acceder al agua si no es en su compañía.

Fuente: Pulevasalud.es

Términos clave: Consejos pediatría

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: